El continuo aumento de la población mundial hace que uno de los principales desafíos del Siglo XXI sea aumentar la producción de los cultivos que sustentan la alimentación humana. Este aumento se puede conseguir de dos formas, aumentando la superficie de cultivo o aumentando el rendimiento, sin embargo, la superficie de tierras cultivables es limitada y el aumento del rendimiento tiene un efecto ambiental adverso ya que supone un mayor empleo de fertilizantes. La agricultura del futuro requiere de sistemas de producción vegetal que mantengan niveles altos de  producción, sin mermar la calidad y con una alta eficiencia en el uso de los insumos para minimizar el impacto ambiental. La investigación agrícola debe encaminarse de forma prioritaria a proporcionar la tecnología adecuada para conseguir estos fines.

Una de las estrategias para mejorar la sostenibilidad de los sistemas agrícolas es promover el cultivo de variedades más eficientes en el uso del nitrógeno (N). Dada la baja eficiencia en el uso de N de los cultivos (<70%), una fracción importante del N mineralizado o aportado por los fertilizantes se pierde a los cuerpos de agua (NO3) o al aire (NH3, N2O,  NO) contribuyendo a la contaminación ambiental. El nitrógeno afecta a la expresión de una amplia gama de genes, incluyendo numerosas vías de metabolismo primario y secundario, y genes que regulan el crecimiento y desarrollo de la planta.

Las variedades actuales, en el proceso de mejora a lo largo del tiempo, podrían haber perdido genes implicados en alcanzar buenos rendimientos con aportes mínimos de N. Hoy en día, la producción de harinas y  sémolas de calidad en condiciones de bajo abonado es un objetivo prioritario de la mejora genética del trigo, demandado también por los consumidores de agricultura ecológica.

El Grupo MGP forma parte del Proyecto AGRISOST (Sistemas Agrarios Sostenibles. Manejo de carbono, nitrógeno y agua para optimizar producción y calidad, 2014-2018) financiado por la Comunidad de Madrid, tiene como objetivo hacer un avance significativo en la comprensión de los mecanismos que controlan la respuesta al N en trigo, y en el desarrollo de nuevas estrategias para crear variedades de alto rendimiento y calidad bajo reducidos aportes de N. Se espera que los resultados de este proyecto tengan un impacto directo en la mejora del trigo, pudiéndose aplicar nuevas estrategias para obtener variedades mejoradas en condiciones ambientalmente sostenibles.

www.agrisost.org/en/

 

 

Spanish English French German Italian Portuguese Russian